Que pite Luis Enrique

ALABINBONBAN

Un Real Barcelona sin Suárez (¿en el dentista?) ni Messi (¿en la Agencia Tributaria?), se presentó en San Mamés a medio gas, sabedores de que a pesar de jugar con 10 blaugranas (Ter Stegen juega para el rival por momentos), el trencilla de turno, González González (¿padres parientes entre sí?), se sumaría a la alineación culé para cubrir los huecos. Y así fue.

Sobra comentar que la diferencia futbolística es abismal. Es lo que tiene convertir un club de fútbol en una empresa multinacional con cientos de miles de clientes que hacen posible que la alineación B del Barça pueda arrasar a cualquier rival con meter la tercera. Esperemos que alguno en el palco tomara nota de en qué no debemos convertirnos. Desgraciadamente, no creemos que fuera así.

Tras unos minutos de presión del Athletic, el Real Barcelona se hizo con el control total del juego. Un par de…

Ver la entrada original 400 palabras más